Guía del sonido portátil 1: Reproductores digitales

Julio 29, 2016 − by CONCERTO − in Audio, Guías de utilidad − No Comments

Queremos iniciar con esta publicación, una serie de tres, en total, dedicadas al sonido portátil, dada su creciente demanda. En esta primera entrega, nos centraremos en los verdaderos herederos del walkman de los años ochenta, los reproductores digitales.
Hoy en día, la gran cantidad de prestaciones que ofrece cualquier smartphone, nos permite utilizarlo como reproductor musical, bien sea conectando unos auriculares a su toma correspondiente o incluso sin ellos, mediante sus micro-altavoces incorporados. Evidentemente, poder, se puede, pero no es precisamente lo más audiófilo, ni siquiera aunque tengamos alguno de los mejores y más caros modelos del mercado ¿Porqué? Pues sencillamente porque el DAC que se requiere para convertir los archivos musicales digitales, por ejemplo MP3, a sonido analógico, debería ser de gran calidad y precisión para evitar perder cualquier matiz musical en el proceso, con el más bajo nivel de jitter posible (pérdidas de datos digitales en la conversión) ademas de una resolución de al menos 24 bits y claro, lo que tenemos en nuestras manos no deja de ser un teléfono, no fue concebido específicamente como un elemento para personas exigentes con el sonido, así que no podemos esperar el máximo rigor sonoro en la conversión. Por otro lado, está la amplificación para el auricular. La gran mayoría de teléfonos móviles, ofrecen un milivoltaje de salida para conectar auriculares estandar, sin posibilidad de sacar todo el rendimiento sonoro porque, probablemente, la impedancia con la que trabajan los auriculares, no se adapte perfectamente al rendimiento del mini-amplificador de sonido que tenga incorporado el teléfono, es decir, que no entregará la suficiente potencia como para que suenen con precisión los auriculares, sea a volumen bajo o mucho peor todavía, si nos gusta escuchar la música con cierta fuerza para aislarnos del ruido, caso de viajes o transporte público, por ejemplo, porque obtendremos mucha distorsión.
Otras razones por las que, si somos exigentes con la calidad sonora, deberíamos prescindir de nuestro teléfono móvil y utilizar un reproductor digital específico es por la compatibilidad con codificaciones de tipo audiófilo, es decir, el lenguaje en que se ha grabado un archivo musical, debe “entenderlo” nuestro dispositivo para poder reproducirlo. Está claro que el codec MP3 o AAC en el entorno Apple, son compatibles con casi todo pero son, de largo, los peores formatos que podemos elegir para escuchar música al estar muy comprimidos, incluso aunque hablemos de 320K. Si nos hemos preocupado de eso y solo utilizamos WAV o AIFF, que son otros codecs bastante estandar con la mayoría de dispositivos y que suenan mucho mejor, posiblemente tengamos que renunciar a listas musicales de muchas canciones porque nos podría faltar espacio al tratarse de formatos sin compresión que ocupan mucha más memoria. Los formatos FLAC o ALAC, permiten comprimir para almacenarse ocupando menos espacio pero también recuperar toda la información sin pérdida de datos al reproducirse, por lo que pueden considerarse audiófilos y no consumen demasiada memoria pero estos ya no son tan estandar y es probable que muchos dispositivos no puedan reproducirlos y los que sí puedan, será mediante una aplicación que puede no ser gratuita. Lo que no puede hacer ningún teléfono, al menos que nosotros sepamos, es reproducir archivos de la máxima calidad sonora como los DSD Direct Stream Digital (ver una de nuestra publicaciones anteriores) porque requiere, sí o sí, un DAC de alta resolución, lo óptimo sería de 32 bits y claro, esto no lo podemos esperar de un teléfono móvil teniendo entonces que renunciar a la mejor calidad musical que hemos tenido disponible nunca para disfrutar de la música.
Entonces ¿Que reproductor elegir? Actualmente existen docenas de modelos muy recomendables en el mercado cuyos precios oscilan desde 100€ hasta más de 4.000€. Obviamente, entre estos extremos encontraremos muchas buenas opciones de óptima relación calidad precio pero ¿En qué debemos fijarnos al elegir un reproductor digital portátil? Pues vamos por partes.
1º Resolución del DAC:
Al menos debería trabajar a 24 bits pero el que lo haga a 32bits, es un claro síntoma de la potencia de procesado, además de que nos garantiza plena compatibilidad con los archivos DSD y por lo tanto, el máximo nivel musical. Algunos modelos incorporan incluso un doble DAC que ofrece un mayor rigor todavía en la extracción de datos.
2º Capacidad de memoria: Los archivos DSD ocupan bastante espacio, incluso los WAV o AIFF y por lo tanto, debemos prestar atención a la capacidad de almacenaje que tenga el dispositivo, o bien porque tenga una memoria interna ámplia, (50GB como mínimo) o aun mejor, porque disponga de una o incluso dos ranuras para alojar tarjetas micro SD de al menos 32GB cada una.
3º El amplificador interno: Debe tener suficiente potencia y ser capaz de enviar suficiente energía, no solo a los auriculares más comunes de 32 ohmios sino también de 300 o incluso 600 ohmios (hablaremos más de esto en el siguiente post).
4º Compatibilidad con codecs: Si nuestro reproductor solo puede entenderse con archivos de tipo MP3, no es un bueno. Debemos aspirar a poder disfrutar de música grabada sin pérdida y esto solo lo lograremos reproduciendo FLAC, ALAC, WAV, AIFF, DSD, etc.
6º Batería: Si no tenemos una batería interna, preferiblemente de litio, que ofrezca al menos 5 o 6 horas de autonomía a volumen considerable, no debería llamarse portatil.
7º Display: Es evidente, que manejar largas listas de música requiere poder visualizarlas en una pantalla lo suficientemente visual como para encontrar la canción que queremos disfrutar en ese momento con facilidad y poder ir pasando archivos sin dejarnos la vista en ello, por lo tanto, el tamaño y resolución de la pantalla tiene su importancia.
8º Enlaces inalámbricos: En este caso, es importante pensar en el uso que daremos a nuestro reproductor, si tenemos o queremos comprarnos unos auriculares sin cable por bluetooth, es importante que el reproductor emita por bluetooth, si puede ser de baja compresión 4.0 o apt-X, aunque no es lo más audiófilo, si resultará muy cómodo para ciertos cometidos. Otra posibilidad es usarlo como una fuente más con nuestro equipo Hi-Fi, Home Cinema o altavoz portatil y, en ese caso, que podamos enlazar con dichos sistemas mediante bluetooth o Airplay es muy interesante.
9º Conexión a internet: Muy interesante si queremos adquirir archivos musicales directamente desde una web sin necesidad de que medie un ordenador conectado por USB o un programa necesario para poder reproducir ciertos archivos audiófilos. Otra utilidad sería el que, al cargar un nuevo archivo en la memoria, pueda buscar y descargar la portada de esa grabación haciendo más atractiva la presentación en el display. Por supuesto, la mejor razón por la que tiene su importancia la conectividad de nuestro dispositivo a internet es la de actualizaciónes de software que podríamos adquirir directamente sin necesidad de intermediar con ordenadores.
Una vez expuestas nuestras recomendaciones en lo que se refiere a los criterios a seguir para encontrar el reproductor portátil perfecto para nosotros, pasamos a recomendar algunos de nuestros favoritos por reunir, en general, los nueve puntos que hemos mencionado anteriormente.
Astell & kern Jr:
Astell_&_Kern_Jr
El modelo más asequible de la, con total seguridad, mejor marca del mundo en reproductores digitales portátiles, lo tiene todo por menos de lo que cuesta un iPhone y nos dará muchísimo más, en lo que a sonido se refiere.
FiiO X7:
FiiO_X7
Otra gran opción a precio “moderado” con muy buenas prestaciones como acceso directo a servicios de tipo Spotify.
Pioneer XDP-100R:
Pioneer_XDP-100R
Bien dotado de capacidad y prestaciones y con un gran display aunque quizá no sea el más audiófilo en calidad sonora de los que hemos probado, si lograremos un gran sonido combinandolo con el auricular adecuado, (evitar los propios Pioneer, Dr. Dre y demás o se juntará el hambre con las ganas de comer, ya saben lo que queremos decir).
Astell & Kern AK-240:
Astell&Kern_AK240
Si te lo puedes permitir, este es uno de las mejores opciones que vas a encontrar en el mercado mundial, bien dotado en todo, empezando por un doble DAC, pasando pro salida balanceada para auriculares que mejora la relación señal/ruido, gran cantidad de memoria, larga duración de batería, ámplio display, construcción de gran solidez incluso con fibra de carbono, conectividad inalámbrica y hasta ecualizador paramétrico de diez bandas. http://www.concertoaudio.com/4917/95/305/sonido-portatil-reproductores-portatiles-reproductor-portatil-astell-&-kern-ak-240.html
Atentos a la próxima entrega en el que hablaremos del complemento necesario para este tipo de reproductores, los auriculares.
Si quieres ver una larga lista de modelos de reproductores digitales portátiles haz click aquí.





Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies